Automatización

La proyección de la industria en la era digital

20 noviembre, 2018

Hoy más que nunca la industria se enfrenta a la paradoja de tener que actuar rápido sin exponerse al riesgo de errar en la inversión en cuestiones claves para el desarrollo de un nuevo modelo industrial. A la hora de analizar las oportunidades y desafíos específicos que se abren para la industria en la era de la fabricación 4.0, existen indicios de una reconfiguración del sector productivo en dos niveles: por una parte, seguirán dominando los grandes “lobbys” industriales a escala global con modelos de automatización avanzados, y por otra, irrumpen nuevos actores industriales que pueden colaborar entre sí globalmente, y que son mucho más flexibles e innovadores. Es en ese escenario donde las tecnologías disruptivas como la fabricación aditiva (evolución de la popular impresión 3D), el IIoT (Industrial Internet of Things), el Big Data o el Cloud Computing, los sistemas PLM (software de gestión del ciclo de vida del producto), están causando un impacto cada vez mayor. En un entorno IIoT, los datos y la gestión de la información en la nube se han convertido en el discurso estrella de los proveedores tecnológicos.

Algunas de las implicaciones de la digitalización de la producción industrial es el impacto en los recursos humanos (ej: fabricación nearshore –externalización-), la ciberseguridad, y la estrategia de reindustrialización de Europa. La táctica de concentración de las plantas de producción lleva a una política de reducción de costes en transporte y almacenamiento. Además, estar más cerca permite una mayor flexibilidad frente a los posibles picos de demanda, sin riesgo de romper el stock o, al contrario, de acumular grandes cantidades de producto en un almacén. A más largo plazo, se plantean varios conceptos revolucionarios. Uno de ellos es la co-creación, crowdsourcing o tercerización masiva, donde personas de todo el mundo (externas a la plantilla) pueden contribuir a desarrollar un producto. Este tipo de innovación abierta, además de su evidente aportación a la innovación, puede reducir mucho los costes.

A día de hoy no existe consenso sobre cómo será la industria tras la plena adopción de estas tecnologías. Una de las preguntas principales es si estas tecnologías están maduras para las exigencias que plantea la industria. En España hace un año que el Ministerio de Industria presentó el libro blanco “Industria Conectada 4.0: la transformación digital de la industria española”, una iniciativa público-privada que nace con el fin de proponer una hoja de ruta que garantice la transformación digital del sector productivo español.

Si estás interesado en todo lo que tenga que ver con la era digital orientada a la industria, SEAS imparte en modalidad online el Máster en Industria 4.0 para que puedas especializarte.

    Deja un comentario