Varios

Beneficios versus liquidez

25 marzo, 2013

El otro día me encontré con una persona conocida. Sin embargo, su rostro no era como el que yo recordaba. Había envejecido al menos veinte años en el transcurso de los últimos cinco.

Le pregunté, con mucha discreción, que le pasaba y me comentó que el negocio que  había fundado, estaba cerrado. Es un caso de los muchos que nos azota en estos momentos de crisis tan profunda.

No obstante,  su caso era peculiar. Esta persona era un empresario de los obligados a serlo. En los 80 trabajaba como directivo en una empresa relacionada con el sector de maquinaria de agricultura y, de repente, se encontró en el paro. Con sus conocimientos, detectó un nicho de mercado y creó una nueva compañía, la cual funcionó correctamente durante todos estos años.

Durante la crisis, había sufrido una bajada de facturación pero la empresa, en ningún momento, había dejado de obtener beneficios. Sin embargo, el semestre pasado se encontró con que no tenía dinero para pagar ni a sus proveedores, ni a sus trabajadores.

Este hombre estaba desesperado. ¿Qué ha pasado? ¿Es que me han robado? Al final parecía que una conspiración estelar era la culpable de este desastre.

¿Qué había ocurrido?

Sencillamente, el beneficio no había generado suficiente liquidez en la compañía. Una cosa es el beneficio de las empresas y otra, muy diferente,  la liquidez. Que una empresa gane dinero no significa que genere liquidez. Y es con ésta última con la que se paga a los proveedores, la luz, las nóminas, los impuestos, etc.

Tenemos que saber diferenciar los conceptos de ingresos y gastos, los cuales conforman la cuenta de pérdidas y ganancias de una sociedad, de los cobros y pagos, los cuales conforman la liquidez de la empresa.

Una mala política de financiación hacia nuestros clientes o proveedores, una mala política de amortización de préstamos, una mala política de reparto de dividendos,  puede provocar una crisis de liquidez en una compañía, que elevado a su máxima expresión, desencadenaría un cierre empresarial.

En SEAS aportamos a nuestros alumnos una formación financiera, entregando herramientas para detectar estos errores y evitar, en la medida de lo posible,  llegar a situaciones límite.

Post publicado por: Jesús Escuer

    Deja un comentario

    Información básica acerca de cómo protegemos tus datos conforme al Reglamento General de Protección de Datos
    (Reglamento UE 2016/679)

    De conformidad con lo establecido en el Reglamento General de Protección de Datos, te informamos de:
    - Quien es el responsable del tratamiento: SEAS, Estudios Superiores Abiertos S.A.U. C/Violeta Parra nº 9 50015
    Zaragoza (España).
    - Cuál es el fin del tratamiento: Gestión y control de los comentarios del blog de SEAS.
    - En que basamos la legitimación: En tu consentimiento.
    - La comunicación de los datos: No se comunicarán tus datos a terceros.
    - Los criterios de conservación de los datos: Se conservarán mientras exista interés mutuo para mantener el fin del
    tratamiento o por obligación legal. Cuando dejen de ser necesarios, procederemos a su destrucción.
    - Los derechos que te asisten:
    (i) Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al tratamiento
    (ii) derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento y (iii) derecho a presentar una reclamación ante
    la autoridad de control (AEPD).
    - Los datos de contacto para ejercer tus derechos: SEAS, Estudios Superiores Abiertos S.A.U. C/ Violeta Parra nº 9 –
    50015 Zaragoza (España) o través de correo electrónico a lopd@estudiosabiertos.com
    - También puedes ponerte en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en dpd@estudiosabiertos.com

     

    Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre nuestra política de privacidad