Automatización

Rozamiento en cilindros neumáticos

11 febrero, 2015

Los cilindros neumáticos realizan la estanqueidad entre sus dos cámaras mediante la junta que aloja el embolo. Esta junta influye directamente en el comportamiento dinámico del cilindro, ya que determinará la presión y velocidad mínima de funcionamiento del cilindro, así como uniformidad en la velocidad de movimiento a bajas velocidades trabajando con carga.

Además de la junta, pueden influir otros aspectos como la calidad del pulido del tubo interior del cilindro y el tipo de grasa lubricante con la que se ha fabricado el actuador.

Generalmente, existen juntas de tipo doble labio o juntas con un punto de fricción. Las primeras son más resistentes a la suciedad pero tienen un comportamiento dinámico peor, por su mayor rozamiento.

Con un funcionamiento por debajo de la velocidad mínima recomendada, notaremos como el cilindro neumático tiende a salir dando pequeños saltos. Para aplicaciones estándar, será suficiente con las características de juntas estándar, cuya velocidad mínima del cilindro puede ser de 50 mm/sg y 0,5 bar de presión de funcionamiento.

Para aplicaciones con exigencias especiales, podemos recurrir a versiones especificas de cilindros denominados como de “baja fricción”, que además de permitir un funcionamiento más suave a velocidades bajas, después de periodos de inactividad, el arranque también es más suave y controlado. Estos cilindros pueden trabajar a 0,5 mm/sg y presiones de arranque por debajo de 0,2 bar.

Incluso existen cilindros excepcionales fabricados sin juntas, es decir, por cierre metal contra metal, donde la presión mínima de trabajo es de 0,05 bar con un rozamiento prácticamente nulo, que posibilita un control preciso de la fuerza. A diferencia de los actuadores que llevan instaladas juntas de baja fricción, los actuadores de cierre metal-metal pueden trabajar a alta velocidad.

Si queremos aprovecharnos de las prestaciones que nos ofrece un actuador de baja velocidad, las características de los elementos de control de presión y caudal tendrán que ser acordes.

Puedes compartir este artículo en:

    Deja un comentario

    Información básica acerca de cómo protegemos tus datos conforme al Reglamento General de Protección de Datos (Reglamento UE 2016/679) y en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales

    De conformidad con lo establecido en el Reglamento General de Protección de Datos, te informamos de:

    - Quien es el responsable del tratamiento: SEAS, Estudios Superiores Abiertos S.A.U con NIF A-50973098, dirección en C/ Violeta Parra nº 9 – 50015 Zaragoza y teléfono 976.700.660.

    - Cuál es el fin del tratamiento: Gestión y control de los comentarios del blog de SEAS. 

    - En que basamos la legitimación: En tu consentimiento.

    - La comunicación de los datos: No se comunicarán tus datos a terceros.

    - Los criterios de conservación de los datos: Se conservarán mientras exista interés mutuo para mantener el fin del tratamiento o por obligación legal. Cuando dejen de ser necesarios, procederemos a su destrucción.

    - Los derechos que te asisten: (i) Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al tratamiento, (ii) derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento y (iii) derecho a presentar una reclamación ante la autoridad de control (AEPD).

    - Los datos de contacto para ejercer tus derechos: SEAS, Estudios Superiores Abiertos S.A.U. C/ Violeta Parra nº 9 –
    50015 Zaragoza (España) o través de correo electrónico a lopd@estudiosabiertos.com

    - También puedes ponerte en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en dpd@estudiosabiertos.com

    Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre nuestra política de privacidad