Producción y Mantenimiento Varios

La adaptabilidad ante el cambio

8 febrero, 2016
la adaptabilidad al cambio

No es un tópico decir que nunca en la historia de la humanidad se han producido tantos cambios y de manera tan acelerada y continua, que en este contexto es difícil encontrar sosiego, estabilidad, seguridad, apoyos permanentes, etc.  Solo cabe aprender a confiar en los recursos propios y personales, que nos permitan flotar en cualquier situación por difícil que sea.

Heráclito de Éfeso (535-484 a. de C.) el filósofo griego fue el primero en enseñar que  todo cambia sin cesar y que “lo único permanente es el cambio”          

A poco que miremos en nuestro interior y en nuestro alrededor nos daremos cuenta que nuestra vida está en permanente cambio…

Y debemos reconocer y aceptar que el cambio es algo normal y natural porque obedece a una ley universal inalterable que nos recuerda que todo es impermanente.

¿Y cuál es el mejor remedio o la mejor solución al cambio permanente?

La capacidad de adaptación del individuo

Charles Darwin el biólogo británico, autor de la teoría de la evolución de las especies ya nos recordaba en el siglo XIX  que “No  es el más fuerte de la especie el que sobrevive, ni el más inteligente, sino aquél que mejor responde al cambio”.  Aviso para  navegantes totalmente válido para cualquier empresa o negocio de nuestros días.

¿Qué es adaptarse?

Es poseer o adquirir la capacidad para acomodarse a los cambios con flexibilidad, sin que ello suponga una merma de la eficacia en la nueva forma de actuar  ante las  necesidades o exigencias  de cada momento,  y sin crear fricciones ni conflictos.

La estrategia adaptativa se compone de las pautas de comportamiento que un individuo, o un equipo de gestión pone en práctica para superar los problemas o cambios inevitables originados por situaciones nuevas o inesperadas, y obtener buenos resultados.

La realidad muestra que la agilidad de una empresa para adaptarse a los cambios está en razón directa de la capacidad de adaptación de cada uno de sus empleados. El eslabón clave siempre es el individuo.

En el ámbito  empresarial del siglo XXI, el cambio es un elemento constante y omnipresente, y en todos los lugares de trabajo se buscan empleados polivalentes, capaces de responder con agilidad, eficacia y creatividad a cualquier situación imprevista o novedosa.

Pero esta competencia o habilidad personal no es innata, es preciso aprenderla y desarrollarla.

¿Dónde, Cómo, Cuándo…?

En los acontecimientos de la vida cotidiana, en el trabajo, en la calle, en casa, en todo lo que nos toca vivir. No se aprende en libros ni en escuelas.

Adaptarse significa aceptar  al 100% la nueva situación, y al mismo tiempo  implica dejar algo de lo que uno es o sabe, para hacer algo distinto, caminar por un territorio nuevo no bien conocido, pero de paso obligado, y estar predispuesto a considerar el cambio como una oportunidad de progreso y no como una amenaza.

Aprender a adaptarse equivale a confiar en los propios recursos, ante la inseguridad y la incertidumbre de las circunstancias,  y a descubrir las oportunidades que puede traer el cambio adoptando lo antes posible aquellos hábitos de gestión que permitan transformar el temor en confianza, audacia y optimismo.

Una enseñanza Zen nos advierte:

“Si entiendes las cosas, son así…

Si no entiendes las cosas, son así»

Resistirse a la tendencia imparable de un proceso, o un cambio es colocarse en el lado de la desventaja y la derrota.

Lo que ayer agradaba a todos y generaba beneficios, no garantiza que mañana siga siendo así, por eso es necesario tener siempre desplegadas las antenas receptoras de noticias, tendencias, novedades o necesidades.

La persona que posee una buena adaptabilidad no tiene miedo a los cambios, porque sabe o intuye que cada cambio trae nuevas oportunidades

No es fácil ni posible controlar todos los procesos que conllevan los cambios, ni controlar a los competidores, a los proveedores, o a los clientes, pero lo que sí está en nuestras manos es decidir con qué actitud  abordaremos los acontecimientos que nos afecten.

¿Te interesa aprender a gestionar personas y el talento? ¡Conoce nuestros cursos de Recursos Humanos!

Puedes compartir este artículo en:
  • Reply
    Steven
    11 septiembre, 2018 at 5:14 pm

    Gracias, me servirá para mi exposición.

Responder a Steven Cancel Reply

Información básica acerca de cómo protegemos tus datos conforme al Reglamento General de Protección de Datos (Reglamento UE 2016/679) y en la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales

De conformidad con lo establecido en el Reglamento General de Protección de Datos, te informamos de:

- Quien es el responsable del tratamiento: SEAS, Estudios Superiores Abiertos S.A.U con NIF A-50973098, dirección en C/ Violeta Parra nº 9 – 50015 Zaragoza y teléfono 976.700.660.

- Cuál es el fin del tratamiento: Gestión y control de los comentarios del blog de SEAS. 

- En que basamos la legitimación: En tu consentimiento.

- La comunicación de los datos: No se comunicarán tus datos a terceros.

- Los criterios de conservación de los datos: Se conservarán mientras exista interés mutuo para mantener el fin del tratamiento o por obligación legal. Cuando dejen de ser necesarios, procederemos a su destrucción.

- Los derechos que te asisten: (i) Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al tratamiento, (ii) derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento y (iii) derecho a presentar una reclamación ante la autoridad de control (AEPD).

- Los datos de contacto para ejercer tus derechos: SEAS, Estudios Superiores Abiertos S.A.U. C/ Violeta Parra nº 9 –
50015 Zaragoza (España) o través de correo electrónico a lopd@estudiosabiertos.com

- También puedes ponerte en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en dpd@estudiosabiertos.com

Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre nuestra política de privacidad