Diseño Mecánico

Alfabeto Mecánico Capítulo I

3 junio, 2014

Antecedentes

La enorme cantidad de máquinas de que dispone el ser humano en la actualidad tiene su origen en los utensilios creados en los albores de la Historia, por el Homo Sapiens Faber (nuestro antepasado pensante y fabricante).

Originalmente se limitaban a utensilios o instrumentos que les permitiesen sobrevivir frente a animales depredadores con los que competía. Estos utensilios eran hachas, lanzas, cuchillos, etc. Gracias a ellos fuimos capaces de fabricar después máquinas más complejas.

En el 3.500 a.C., en Mesopotamia, ya se conocían “las cinco máquinas simples”: la cuña, el plano inclinado, el tornillo, la rueda y la palanca.

Aproximadamente en el año 250 a.C., Arquímedes hizo públicos sus descubrimientos en relación con estas cinco máquinas elementales conocidas también como “las cinco grandes por su importancia tanto a la hora de utilizarlas en sí mismas como para incluirlas como componentes de otras máquinas mucho más complejas.

La palanca y el plano inclinado son multiplicadores de fuerza y permiten, con una fuerza aparentemente pequeña, vencer resistencias comparativamente grandes, a costa de aplicar dicha fuerza más tiempo.

La Máquina Simple

– La cuña transforma una fuerza longitudinal en dos fuerzas opuestas, básicamente transversales, lo que permite hendir una masa cualquiera.

La cuña

La polea permite transformar un movimiento de giro en uno lineal y viceversa.

La polea

El tornillo, combinación de torno y plano inclinado, permite transformar la rotación en avance lineal y hendidura a la vez.

El tornillo

En tratados del Medievo es frecuente encontrar dibujos y croquis de máquinas, así como esbozos de sus componentes, tal es el caso del Códice Atlántico de Leonardo da Vinci.

Tras el Renacimiento, época en la que el número de mecanismos inventados creció desmesuradamente, surgió la necesidad de catalogar los diferentes mecanismos que eran inventados.

Hasta la revolución industrial se hicieron distintos catálogos que recogían los nombres de las nuevas máquinas e ingenios pero no se dio el paso de normalizar dimensiones, tolerancias o los propios componentes.

 Códice Atlántico de Leonardo da Vinci

Deja un comentario

Información básica acerca de cómo protegemos tus datos conforme al Reglamento General de Protección de Datos
(Reglamento UE 2016/679)

De conformidad con lo establecido en el Reglamento General de Protección de Datos, te informamos de:
- Quien es el responsable del tratamiento: SEAS, Estudios Superiores Abiertos S.A.U. C/Violeta Parra nº 9 50015
Zaragoza (España).
- Cuál es el fin del tratamiento: Gestión y control de los comentarios del blog de SEAS.
- En que basamos la legitimación: En tu consentimiento.
- La comunicación de los datos: No se comunicarán tus datos a terceros.
- Los criterios de conservación de los datos: Se conservarán mientras exista interés mutuo para mantener el fin del
tratamiento o por obligación legal. Cuando dejen de ser necesarios, procederemos a su destrucción.
- Los derechos que te asisten:
(i) Derecho de acceso, rectificación, portabilidad y supresión de sus datos y a la limitación u oposición al tratamiento
(ii) derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento y (iii) derecho a presentar una reclamación ante
la autoridad de control (AEPD).
- Los datos de contacto para ejercer tus derechos: SEAS, Estudios Superiores Abiertos S.A.U. C/ Violeta Parra nº 9 –
50015 Zaragoza (España) o través de correo electrónico a lopd@estudiosabiertos.com
- También puedes ponerte en contacto con nuestro Delegado de Protección de Datos en dpd@estudiosabiertos.com

 

Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre nuestra política de privacidad